Ir al contenido principal

DÍAS DIFICILES, NOCHES LARGAS

Días que me siento bien
Días que me siento mal
¿Que voy a hacer?, No mires atrás
Guasones - Días

Me parece que a estas alturas para nadie es secreto que los últimos meses han sido bastantes complicados en el trabajo e incluso en lo personal para un servidor. Y es que los problemas y el exceso de trabajo con el stress que traen consigo se han sumado a los problemas personales -tanto en casa, como fuera de ésta- para hacer que constantemente mi cabeza esté a punto de estallar.

Por si fuera poco, parece que la tecnología me ha -o me había- dado la espalda también, ya que tengo problemas hasta con mi teléfono celular y por si me faltara algo, con mi computadora, que decidió morir hace un par de semanas. Hoy ya la tengo de nuevo en casa y está trabajando como nueva, sin embargo tuve que 'extrañarla' por espacio de 3 o 4 días -ahora me estoy dando cuenta que también mi memoria está fallando-.

Un par de días antes de no poder leer el disco duro, la computadora había presentado una pantalla algo extraña al iniciar, en teoría se habían reparado los errores pero de nada sirvió porque sencillamente dejó de funcionar un martes por la tarde. El miércoles por la mañana le hablé por teléfono al encargado de mantener la red y los equipos del trabajo y ese mismo día llegó y le dí los detalles de lo ocurrido.
Al día siguiente cargué con mi computadora al trabajo y ahí comenzó la operación de revivir a la 'muertita'. La recomendación fue instalar el sistema operativo en un disco duro nuevo -y de menor capacidad-, y así se hizo. Otra recomendación fue instalar -aprovechando el espacio de ese disco duro- dos sistemas operativos: 1) Linux (Ubuntu) y 2) Windows (7). ¿Para qué?. Para que si un día vuelve a ocurrir lo mismo y no puedo arrancar desde Ubuntu, pueda hacerlo desde el asqueroso OS que casi todo mundo usa. Digo, no está de más el tenerlo aunque me parece que solo arrancaré el Windows cuando necesite desfragmentar el disco.
Se podría decir que el Ubuntu me lo instalaron en dos 'versiones' diferentes, ya que puedo arrancar en dos entornos distintos, GNOME -que es el que siempre he utilizado- y KDE -que visualmente es más parecido a Windows-. A decir verdad no he probado como trabaja KDE ya que estoy acostumbrado a trabajar en Ubuntu desde hace 5 años, cuando comencé a utilizarlo.

La instalación y configuración que me hicieron me gustó porque además de que visualmente luce mucho mejor gracias al Compiz Fusion y los efectos que esto trae, se le modificaron algunos estándares a fin de aprovechar los recursos de la computadora, misma que según mi ahora experto en sistemas está muy bien con lo que tiene. De hecho, resultó que tengo mejor computadora que la que creía, cosa que desde luego me parece es positiva.
Una vez configurados los sistemas operativos -por default arranca con Ubuntu en GNOME- faltaba lo más importante. Recuperar los archivos que estaban encerrados en el disco duro que tenía -algo así como 900 GB-. Se hizo el respaldo pero debido a los sectores dañados solo se pudieron extraer 154 GB, hasta ahí sonaba mal la cosa, sin embargo me dieron la opción de que el equipo durmiera ahí un par de días y de que el disco duro que tenía se fuera a casa de mi 'técnico' para hacer una extracción binaria y reparar los sectores dañados del disco duro. Se hizo así y 2 días después tenía más de 800 GB de información en mi equipo.

Lo único malo fue lo que me costó: $ 1,730 pesos, cantidad que suena a mucho dinero pero que en realidad me parece no ser tanto tomando en cuenta que se compró un disco duro nuevo, se cambiaron algunos cables, se instaló, se configuró, y desde luego, se respaldaron los archivos, optimizándose además el disco duro de 1 TB para que los sectores dañados no estén en uso. Recuerdo que cuando mi disco de 250 GB murió, estuve preguntando y no encontré a nadie que me cobrara menos de $ 1000 pesos por respaldar la información. Entonces creo que me salió barato, además de que el equipo funciona mejor de lo que lo hacía cuando era nuevo. Creo que me volví a enamorar de Linux.

Comentarios

  1. Yo intento mantener mi disco C lo más vacío posible, para poder formatear en caso de emergencia.
    Sin embargo ahorita no he cumplido con eso y me siento un poco en peligro. Necesito ir a comprar un disco duro externo para ir organizando archivos y ganar espacio.

    ResponderEliminar
  2. Permiteme decirte que me costo trabajo entender bien de los que nos hablabas... En esos temas soy muy burra.

    Yo tengo mac y windows, ni loca inicio con Windows, hay cosas a las que simplemente no quieres regresar.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. @ Alex
    Creo que eso es lo mejor. Ahora, yo9 ya tengo mi 'clon' de la configuración tanto de la instalación, como personal. Y desde luego la tengo en el otro disco duro.
    Saludos!

    @ Natali
    Jajajaja ok. Y bueno, mas allá de que hayas entendido poco, creo que coincidimos en que después de probar otro sistema operativo, a Windows no se regresa xD
    Besos!

    @ Reptilio
    Simón, aunque se perdieron algunas pelis (no muchas).
    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

CUENTOS COLONIALES DE TERROR

Este es uno de esos libros que un muy buen amigo -Borre- definiría como "Esos libros del Metro con 80 páginas". Falso, no es libro del metro porque lo compré por $ 12 pesos en un local que no estaba ni cerca de alguna estación del Sistema de Transporte Colectivo, es decir, el Metro de la Ciudad de México
Si, es un libro de apenas 96 páginas, de esos que se pueden leer en una misma tarde sin mayor problema, pero es un libro a fin de cuentas. Personalmente, puedo decir que lo leí en un rato y que pese a algunos errores ortográficos, lo disfruté.
Lo primero que llamó mi atención es que ni en la portada, ni en ninguna otra parte del libro se menciona al autor de los textos que lo componen. Desconozco si es un copy-paste de historias encontradas en algun lugar o si son de dominio público, ya que los únicos datos que vienen son los de la editorial que presenta esta edición.
El libro contiene 6 cuentos que no son precisamente de terror y que mas que cuentos parecen leyendas ambient…

CINÉPOLIS CON ASIENTO NUMERADO

...y mi nueva tarjeta de Club Cinépolis.
Durante las ultimas semanas he vuelto a hacer algo que sin explicación alguna había dejado de hacer: Ir, por lo menos una vez por semana al cine. Creo que el título del post, así como algunos otros comentarios que he hecho indican, sin mayor misterio cuál es mi cadena de cines favorita y que por lo regular visito 3 complejos de esa cadena: Universidad, Plaza Central y Portal Churubusco.
Bien, pues hace algunas semanas, justo cuando me había alejado de las salas me llegó un correo que decía que debido a que en los últimos meses había demostrado que era un 'fanático' había sido seleccionado para recibir la nueva tarjeta de Club Cinépolis denominada como "Fanático Club Cinépolis". Lo interesante de la tarjeta es que ésta me dará en cada compra un 5 % adicional en puntos respecto a la tarjeta anterior. -Los puntos a final de cuentas se traducen en efectivo-.
De esa forma aproveché una de las visitas sabatinas a Universidad para cambi…

FRANCÉS LIMÓN...

Esta es la canción de Enanitos Verdes que quería poner desde hace un par de semanas. Es una cancion algo vieja, ya que el disco en el que viene ('Amores Lejanos') salió a la venta en 2002, sin embargo Serch me recordó esta canción con un post que menciona la canción y una vil copia que hizo Joe Satriani (Pinche Satriani rata!).

De los Enanitos Verdes podría echarme un chorote, pero bastaría con decir que son otra de mis bandas favoritas y que como el mismo Serch dijo alguna vez "De las pocas bandas ochentosas que sobreviven...". Y es que a diferencia de otras que se fueron y regresaron, ellos se han mantenido activos desde entonces.

Ésta es la sexta vez que pongo una canción de ellos ('Tequila', 'Amores lejanos', 'Mejor no hablemos de amor', 'Mi primer día sin ti', y 'Tu cárcel') y supongo que por número de apariciones se deben dar un entre con Hombres G en cuanto a apariciones en el Rip se refiere.

Ahora, es curioso pero hace uno…